Blogia
Desordenada Habitación

Parece mentira que hayan pasado dos años...

Parece mentira que hayan pasado dos años...

Dos años y dos meses después de empezar esa maravillosa locura llamada diario Qué! mis pasos se encaminan hacia otro lugar. Como dice el título de este post, parece mentira que ya hayan pasado dos años desde que en un baño de la planta baja de GU Álex me dijera que hablara con él para venirme al Qué!, desde que hiciéramos las maletas José, Mamen, Jorge, Laura, Bego y yo y nos plantáramos el 1 de septiembre de 2004 a darle forma a algo que estaba, está y siempre estará perfectamente moldeado en la cabeza de ese genio llamado Sope. Estos días han sido tan duros como emocionantes. Entre reuniones, nervios en conversaciones por teléfono, confusiones, ofertas y demás momentos de ansiedad, lo cierto es que me he acordado de muchas cosas y de mucha gente. De cómo llegué a formar parte de GU cuando Gus me buscó un sitio en la web porque ya no podía más en mi antiguo curro por los viajes, por mi situación personal y por la valoración de mi trabajo. Allí en MC dejé a grandísimas personas: Manolo, Mónica, María, Soni, Marita...
Me acuerdo de cómo iba a trabajar a GU con la única idea de aprender a manejar Dreamweaver, descansar mentalmente y hacer tiempo para irme a USA en enero de 2005. ¡Quién me iba a decir que iba a quedarme al final tanto tiempo!
Y mañana empiezo en el nuevo proyecto. La verdad es que tengo muchas ganas, muchas. Vamos a pasarlas putas, pero creo que sí podemos comernos el mundo. ¡Gus, Chemo, podemos hacer realidad lo que tantas veces dijimos en la facultad!

Como homenaje a la que ha sido una parte más de mi familia durante estos dos años sólo puedo colgar la despedida que les hice yo a ellos, una insignificancia teniendo en cuenta lo que ellos me hicieron a mí en esa mágica noche de 19 de octubre de 2006. Os quiero.

Me llevo cientos de recuerdos…

El ‘Comando Local’ y todo lo vivido con todos los que están o han pasado por la sección desde que empezamos allá por septiembre de 2004, nuestras reuniones en la ‘Love Room’ -como la bautizó Merino-; las noches eternas en el ‘Escocés’ con la Copa de Europa en nuestras manos (Cuando éramos los mejores), las ‘Princesas’ a las que cantábamos Emilio, Alfon y yo en ‘Elcano’ durante aquellas juergas nocturnas, las risas que nos echábamos durante los primeros cierres infernales en los que acabábamos a las tantas, el garrafón del Moby Dick o del Honky al son de nuestros saltos, las noches con Pepe (¡míticas!), el incendio del Windsor junto a Jordi y Gus, y el mes y medio que vino después; los momentazos grandiosos de esos genios llamados Manuel Gil y Eva Merino (la que van a montar en El Confidencial Digital y en La Sexta, por Dios), las culebrillas, las farsas, las farras, el adiós de Vilches con manteo incluido (genio y figura allá donde vaya), la noche de la capea y cómo la acabamos Ferreiro, Solana, Luis, Juanan y yo después de que nos echaran de un garito en Santa Engracia, los partidos de la Selección vistos en el curro, las noches en las que volvíamos todo mocos en secreto a la ofi a ver a los de cierre y echarnos unas risas, el día que vinieron los niños de Irak y cerramos un puto periódico en dos horas (¡menuda noche!), los momentos con Germán mientras nos tomábamos una cerveza… ¡o mil!, las peleas de Julito con Badía o con Pedro, Antonio… (Julius, no pierdas esa garra, ¡en serio!), los 400 kilómetros en moto con José para ver el estado de las salidas de Madrid antes del verano de 2005 (cuando lo recuerdo aún me duele el culo), el primer puesto compartido en el ranking de Entrañables, las charlas en el despacho con Alex, conocer a un tío como Pacheco (¡eres el puto amo tronco y lo sabes, en el Qué! o en Marca!), las noches a tope con el Esnukao, Mamen y el Moro en los primeros tiempos cuando esto ni andaba por su propio pie, mi experiencia en Zaragoza con el loco de Victor, Héctor, Nacho & Co…

Yo, que he tenido la suerte de conoceros en gran medida a todos o casi todos, sólo puedo daros las gracias, de verdad. Gracias a mi gente de Madrid, a Íñigo (sabes que lo que pienso de ti, así que sobran las palabras), a Nuria (gracias por el apoyo que me has dado desde que entraste y tu entrega), a Inés (estás como una cabra, pero eso es precisamente lo que te hace muy especial), a Diego (en tres días te convertiste en mi puto ídolo, pibe. No te pares ante nada), a Merino (sabes que me dabas la vida niña, ¡un besote y suerte!), a Gus (por muchos años mi colega y por muchos más. En todos los curros debería haber un Maeso), a Bego (sabes de mí mucho más de lo que nadie se puede imaginar. Gracias por escuchar), a Manolo (el tiempo que estuviste fue grandioso y divertido, chavalote), a Ángel, Montse, María, José Leal…

Gracias a Alex (quien confió en mí cuando no era más que un huevón y quien consiguió que sea lo que soy hoy. Mi maestro y sobre todo, mi amigo), al Esnukao (te quiero tío), a Mamen (mi niña favorita), Josele (fofisssssssssssssssss, te veo prontooooooooo. La de partidas que nos vamos a echar juntos), Sergio (siempre el ‘másmejor’), Moro (te echo de menos nen) y Laury (gracias por cuidar de mí siempre), gracias chicos por tantas y tantas cosas que aquí ni caben… ¡Y las que vendrán! Gracias Mariano (sé que soy un poco culebra, pero te agradezco infinitamente la confianza y amistad depositadas en mí, a las que yo correspondo), a Exther (eres mi rubia favorita del curro, lo sabes ;-), ¡sabes que me iría contigo al fin del mundo!)

Gracias a Ana (por confiar en mí cuando llegaste y por contar conmigo para todos tus proyectos, y por tu ayuda. En muchas cosas ha sido decisiva), a Pedro y Antonio (los ‘Pimpinela’ del periodismo. Hemos pasado momentos duros, pero fijaos ahora, los hemos superado todos y ¡tirando palante!) Gracias a Salva, por darme bola durante estos meses, tron. Y gracias al gran gran Javier Badía (no leas este texto, que debe tener erratas ‘pa’ cagarse neng!)

Gracias a Pepe (eres el tío más grande de aquí a Lima), a Germán (sabes que para ti estoy donde y cuando sea, aunque nos vemos seguro el 1 de septiembre de 2007, ¡no te olvides!), a Barrado y Alberto (los putos amos, junto con ‘Pizarrus’, de la info. Ya no podré hacer esas visitas continuas a vuestra sección, cabronessssssss, ¡os libráis de mí!), a José González (por aguantar todas mis gilipolleces, eres el hombre con más paciencia, tron, ¡no sabes lo que voy a echar de menos esos viajecitos en moto!), a Miguel (no me ha dado tiempo a conocerte más, tron, pero ¡eres un buen tío!), a Rober (probablemente el fotero más tiquismiquis de todos los tiempos, ¡pero un grande cuando se pone!).

Gracias a Meli (por escucharme, por reírte conmigo, por esos desayunos y ser como eres, ¡madurita resultona!), a Julio (grande entre los grandes, no te olvides del Sapo tío, porque yo no me olvidaré de ti, ni de Waterworld, jajajaja), a Amparo (si ejjjj que te tenías que haber quedau en Local, Antoniaaaaa), a Marta (otra que tal bailaaaaaaa, menudas nochecitas de farraxxxxxxxxx), a Lucía (ya no estás pero sabes muy bien también lo que significas para el Sapo y el Esnukao –la tía con más clase-. Eres grande y ¡seguirás siéndolo en la tele!), a Arancha (por echarme cables y por ser tan buena tía), a Bea (¡esas sidrassssssssss coñooooooooooo!) y a Víctor!!!

Gracias a mi Ferreiro (por ser mi compa, amiga, confidente muchas veces y por estar a mi lado), a Nachete (sólo con ser de Hortaleza ya tienes ganado un sitio en el cielo y en mi corazón, pero es que además ¡eres el puto amo tron!), a Castel (tenerte a un metro me ha dado más paz de la que crees, tío. El Qué! lamentará tu pérdida mucho), a Pauli (mi pequeña Pauliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!). Gracias a Chuchi (esas ilustraciones triunfarán, porque son la cañaaaaaaaaaaaaaaaa), a Bárbara, a Gema, a Estrella, a Lidia, a Bea (¡en Local se te echa mucho de menos niña!) A los que ya no están pero que fueron tan importantes para sacar esto en los difíciles comienzos. A Kike, Maño, Pamplona, Solana, Bea, Sara, Vero…

Gracias a los chicos y chicas de La Vida, Deportes, Gente, Tele, Cartelera y el resto de páginas que os chupáis día tras día. A Ari (ya sé que probablemente esto ‘no te parece’, jejeje, pero eres la caña, niña), Carmen (la tía con más clase, tal y como pensamos el Esnuketis y yop), Fer (el mejor tío que hemos fichado en los últimos 40 años), Javi Escaramanga (¡cuida de esas fiestas de los teclados, neng!), Borja (preséntate ya a algunas azafatas de la tele, ¡coñe!) y Jorge (esas parrillas de modaaaa).

Gracias a Lucas por ser siempre un apoyo y una balsa de aceite para mí y para todos los del periódico, a Emilio, Alfon, Ernes, Margaaa y José por entender mi modo de trabajar aunque no sea muy práctico en muchas ocasiones, por vuestra compañía y compromiso, y por estar al lado siempre. Gracias a los ‘Coordinators’, a Sagas y a Nico, dos grandes y libres que han llevado doce ciudades con dos cojones y que han dejado huella, mucha huella. ¡Sois muy grandes los dos! Gracias a Maite, a Patri y a Tauler por echar un cable siempre que se necesitó y se necesita. Más de lo que creéis habéis ayudado. Gracias a Ángeles, Almu, Rosana y Julia, por no darme por imposible nunca. Hay momento en los que pienso que me perdería en una habitación si no estáis por ahí.

Gracias a “Sistemas Doñoro y Mario S.A.”, que siempre me han ayudado y han hecho posible que ese maravilloso sistema llamado Mileniun asssssssscoooooo no se vaya cada dos por tres!!!! Y un recuerdo para los nuevos Qué! Casassssssssssssssss!!!! (Sory, Raquel, Antonio, José, Miguel…)

¡Gracias a Publi! ¡A esa Helenita, a Marta, a Mingo, a Fer, a Alejandro y Mercedes! Lleváis aquí desde que nacimos, y juntos nos habéis metido… muchas publis jodidas, juas juas juas!! Si no estuvierais ahí jodido lo íbamos a llevar. Y gracias a los coordinators de publi. Gracias a Belén (no verás este correo niña, pero lo mereces un montón!!!), y gracias a Tamara y su equipooooooooo!!!

Gracias a la sección de los ‘culebrillas’, sí, sí Dani, no mires para otro lado. Gracias por esas risas y por también haberos conocido. Gracias a Oporto, a ¿???, ¿???, ¿??? Gracias a Daniiiiiiiiiiii Querubbbbbbb, el controller de moda. ¿Nos vamos al Lolita o qué? Sois la peraaaaaaaaaaaa.

Gracias a todos, de verdad. Por estos dos años en los que, al margen de unas cosas u otras, he conseguido algo muy importante, trabajar junto a amigos y colegas, y no compañeros de trabajo.

Esta noche será la hora de entonar por última vez… HASTA QUE SALGA EL SOL BACARRÁÁÁÁÁÁÁÁ!!!

Y RECORDAD, LA FARRA TIENE CAMINOS INEXCRUTABLES.

¡¡¡Un beso a tod@s!!!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres