Blogia
Desordenada Habitación

El fracaso de unos buenos propósitos

El fracaso de unos buenos propósitos Empezar un año siempre es sinónimo de nuevos propósitos, retos, promesas… Para mí, 2005 también iba a comenzar de ese modo, pero dos días antes de que el reloj diera paso al nuevo año algo cambió. Dos hechos puntuales desde los que no he conseguido levantar cabeza: Beatriz y el ‘accidente’ de coche.

En el pasado, hechos así ya habían cambiado mi vida. El primero de ellos, en verano 1992. Fue el año de la bulimia, de la anorexia. Fueron los dos meses y medio de los 45 kilos menos, de la lengua sin vitaminas destrozada de por vida y de la anemia brutal. El segundo, a comienzos de 1993. Éste tiene nombres y apellidos: David Gómez Fernández ‘El Golfo’. Él fue quien me enseñó, sin saberlo, a ver las cosas desde un punto de vista que siempre, de un modo u otro, me ha acompañado durante estos años. El tercer hecho que marcó mi vida sucedió el 30 de enero de 1996. Ruth me dejaba sin darme muchas explicaciones. La quería más que a nada. Hubiese dado mi vida por ella. Hoy día ya se ha pasado todo el dolor, pero siempre que la veo siento algo especial y aparece la melancolía.
Del cuarto hecho todavía no me he recuperado, y creo que nunca lo haré. Fue la fatídica noche de verano de 1997 en la que todo se acabó. Cuando la amistad tal y como la conocíamos mis amigos y yo se rompió. El momento del adiós de un montón de historias. Sólo quienes estuvimos allí sabemos cuántas cosas cambiaron a partir de entonces. Y el vacío que las siguieron.

Desde entonces yo seguí un camino que, equivocado o no, ha dado tantas noches de gloria como mañanas de arrepentimiento. Hasta el 8 de febrero de 2003. Aquél día dije adiós a la persona que más me ha querido en la vida, a quien hubiera dado su vida por mi, a la chica con la que quise compartir mi vida. La mente y el corazón juegan malas pasadas, y como dice Kuki: “Cuidado con los espejismos”. Desde entonces todo ha sido una locura, aunque todavía me quedaban tres golpes más por asimilar. Uno de ellos sucedió el 24 de mayo de ese mismo año, cuando –todavía no puedo quitarme de la cabeza cómo me enteré- Victor, Oliver y Fausto me dijeron que Iván había muerto. Se trataba de alguien especial, pero sobre todo representó el primer amigo que la muerte me quitaba en la vida. Fue entonces cuando vino la consecuencia directa. ¿Y mi padre? Millán Sanz apareció por primera vez en mi cabeza desde que se fuera allá por febrero de 1989, cuando sólo tenía 11 años.
La vida juega malas pasadas, y como la historia se repite, 2004 se convirtió en el valle de las sombras. Creo que puedo contar con una sola mano los fines de semana de los que recuerdo algo que el alcohol no haya dejado en un cómodo olvido.

Entonces llegaron los dos últimos golpes, salvo que esta vez ocurrieron el mismo día: el 29 de diciembre de 2004. El primero de ellos lleva nombre de mujer, Beatriz. Nunca antes la invención de una persona me había hecho tanto daño. De hecho, creo que fue la primera vez que algo así me ocurría. Los caprichos de alguien acabaron con una buena amistad y no consiguieron más que más noches de alcohol, aparte de destrozar mi vida social por completo hasta el punto de quedarme casi solo. El segundo me despertó del mundo en el que estaba inmerso, y sólo una persona estuvo allí para verlo: Jorge García ‘El Moro’. El golpe que me di borracho como una cuba contra la farola me hizo ver que algo estaba mal, muy mal, en mi vida.
Desde entonces han pasado seis meses y medio, y lo más duro de todo es saber que todo, todo, sigue igual.

FOTOGRAFÍA
Vic, Raquel, Juanvi, Natalia, Mireia, Rubén, Eladio, Kuki, Varas, Sapo y Saúl. Invierno 1994
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

David Sanz -

Hola! Por motivos de trabajo hasta el día 13 de septiembre estaré fuera de la oficina con acceso muy limitado al mail y al teléfono.

Para cualquier tema relacionado con la revista a nivel editorial, por favor contacte con Gustavo Maeso (655 61 67 30 gustavo.maeso@unidadeditorial.es) o con Jose Antonio Muñoz Calero (josea.munoz@unidadeditorial.es) para los temas comerciales.

¡Muchas gracias!

Jordan 5 -

Wow amazing! Your blog is my absolute favorite on the internet! Thanks again for a nice site.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres